Ajetes confitados , pero ajetes de campo 😉

Estamos en acabando la temporada de ajetes en El Huerto de Tía Lou ¡qué maravilla de producto! Nada que ver con lo que te venden en las grandes superficies, aunque afortunadamente ya cada vez son más los ajetes “de campo” que pueden encontrar en las fruterías de barrio donde venden producto ecológico local.

¿La verdad? No se cómo he podido vivir tantos años sin conocer este manjar. Si no los conocéis podéis ojear este post que escribí algún tiempo atrás.

Cada año tenemos que reinventarnos un poco. Y como hemos estado con un resfriadillo de esos primaverales, pues pensamos que en lugar de prepararnos una buena sopa de ajos, la íbamos a preparar de nuestros ajetes de campo. Qué buena idea tuvimos. De veras, qué sencilla, reconstituyente y resultona. El que estaba pachucho era Manolo, así que él tomó en calentita y yo la tomé fría. De ambas formas estaba deliciosa. Me temo que no hubo foto, pero en cuanto pueda os la preparo. 😉

Como os digo, hemos estado varias semanas ajeteando , en cremas, revueltos y ya por último los hemos confitado a baja temperatura, para poder conservarlos. Y así de bonitos han quedado. Los ajetes son preciosos, pero estos botes herméticos de LeParfait que conseguí en  Juvasa son súper apañaos y los dejan más guapetones. Desde luego, son súper prácticos. Los lleváis viendo una buena temporada , pero os aseguro que os los seguiré recomendando. 😉 Y lo bueno que tienen es que al enva envasarlos al vacío, podemos conservar todo nuestro aroma de campo.

Vamos con esta sencilla receta, que seguro que os va a gustar. Por lo facilona y por lo apañada y riquísima que está.

 

Ingredientes:

  • Ajetes ecológicos
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Alguna aromática si os apetece. Aunque en estayo no le he puesto.

Cómo lo preparamos:

  1. Es tan sencillo como pelar y limpiar los ajetes lo mejor que podamos. Los secaremos bien. Es importante para que no haya agua durante el proceso de confitado.
  2. En un cacerola, meteremos los ajetes y los cubrimos con aceite de oliva virgen extra. Los pondremos al fuego y lo único que debemos hacer es manteros a una temperatura inferior a 60 grados.  En mi caso lo tuve unos 20 minutos, pero siempre va a depender de la cantidad que pongamos.
  3. Una vez confitado los ajetes, los introducimos con cuidado en nuestro botes herméticos de Le Parfait, vertemos el aceite sobrante del confitado y cerramos herméticamente el bote. En mi caso, como lo iba a utilizar esa misma semana, pues no hizo falta un proceso de pasteurizado.
  4. Cuando nos apetezca un revuelto, algún guiso  o como guarnición, sólo deberemos escurrirlos bien de aceite y cocinarlos o mezclarlos como deseemos. Y del aceite….. ¿Qué queréis que os diga? que es casi un pecado. Con ese aroma a ajete tierno que te traslada de cabeza al campo.

Pin It on Pinterest

Share This