Estas deliciosas Albóndigas de brócoli, patata y mozzarella nada tienen que ver con las que publiqué el otro día. Esta versión es mucho más ligera y saludable y más lo veo como un snack que como una comida. Si bien es cierto que para gustos colores y que en un plato bien combinado, todo tiene cabida.

Los brócolis nos salen por las orejas huerteras. Con tanto buen tiempo andan medio locos y de cuando en cuando se nos acumulan. Por eso darle vueltas a la cabeza ( de brocoli en este caso ) es una buena práctica para ir probando versiones distintas. Porque no, las verduras no son aburridas.

Esta vez las acompañé de una deliciosa salsa de tomate casero que tenía de verano, con una pizca de picante que sabéis que nos encanta. ¡Un támdem perfecto! Si lo preferís, podéis acompañar estas albóndigas de brócoli de alguna salsa de queso . También están muy ricas.

Ingredientes:

  • 200 gramos de brócoli
  • 150 gramos de patata al vapor
  • 100 gramos de mozzarella escurrida
  • 2 huevos grandes
  • 2 cucharadas de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • Sal y pimienta recién molida
  • 2 cucharadas de harina de garbanzo

Cómo lo preparamos:

  1. Lavamos el brócoli y le quitamos los arbolitos. Los enjuagamos bien y los secamos. Yo suelo ponerlos en un trapo después de escurrirlos para que se terminen de secar bien.
  2. Escurrimos la mozzarella con ayuda de un colador.
  3. En una procesadora ponemos el brócoli y lo proceamos hasta tener cuscús. Añadimos todos los ingredientes y procesamos hasta tener una masa espesa y uniforme.
  4. Vertemos la masa en un cuenco, tapamos y la introducimos en la nevera un buen rato. Este paso ayudar a espesar un poco y hacerla más manejable.
  5. Precalentamos el horno a 200º centígrados.
  6. En la rejilla ponemos papel sulfuroso y con ayuda de un dispensador de helados vamos haciendo las albóndigas.
  7. Con estas cantidades me salieron unas 20 unidades.
  8. Una vez estén todas formadas, las hornearemos unos 25-30 minutos. Iremos dando la vuelta a medida que se vayan dorando.
  9. Las podéis servir tal cual, con una salsa de tomate frito casero picante están para llorar.

Espero que os gusten. ¡Hasta pronto!

Pin It on Pinterest

Share This