Os adelantaba hace unos dĂ­as en instagram que por fin he conseguido cosechar estos calabacines. No me digĂĄis que no son una preciosidad.

Calabacines ecologicos El Huerto de TĂ­a Lou

Se que no es un cultivo especialmente complicado, Ășnicamente hay que prevenir enfermedades fĂșngicas y poco mĂĄs. Eso si, hay veces que por algĂșn motivo las flores no terminan de cuajar. En las grandes producciones de invernadero incluso las tienen que hormonar y favorecer la polinizaciĂłn con lo que en SanlĂșcar se conocen como «bejorros» y que en el resto del mundo se llaman abejorros.

Fue en una conversaciĂłn con un agricultor amigo, yo acababa de llegar a SanlĂșcar a vivir cuando mantuve una charla animada con Ă©l y su profundo acento sobre «los bejorros» y su labor polinizadora , un buen rato estuvimos. Yo no entendĂ­a mucho lo que me hablaba, en parte por mi desconocimiento de estos temas y en parte porque duramente lo podĂ­a entender. Eso si, mi sonrisa siempre encantadora y mis ojos mĂĄs que perplejos durante un buen rato. Al salir le pregunte casi avergonzada: » Manolo, los bejorros, ÂżquĂ© son? Âżabejorros? » La carcajada de Manolo la podĂ©is imaginar. AsĂ­ que desde entonces y mientras siga en esta tierra, «bejorros» se llamarĂĄn. 

Pero estas maravillas se han criado al aire libre en el huerto para sorprenderme con unos frutos deliciosos. Hemos sembrado 3 variedades de calabacines Los amarillos son el Zephir y el Golden. Y el redondito que es una monerĂ­a, no me digĂĄis.

Hoy he llegado casa contenta, porque como le decĂ­a a una amiga, la tierra ha sido generosa.

Ya sabĂ©is que me gusta bautizar los cultivos, asĂ­ pues, os dejo con unas imĂĄgenes de estos «Calabacines para llevarte al huerto « porque sĂłlo con verlos, caes rendido a sus pies, y cuando los pruebas, puff eso ya os lo contarĂ© 😉

Ya van quedando pocos, pero hemos resembrado mĂĄs para aprovechar hasta que lleguen las heladas y asĂ­ poderlos disfrutar un poquito mĂĄs.

 

Pin It on Pinterest

Share This