Esta es una de esas recetas que rebosa cariño y tradición.

Tradición:

Los langostinos y la tradicional cazuela marinera de Sanlúcar, mi pueblo adoptivo de ya casi un lustro ( qué barbaridad!).

Recuerdo la primera vez que Manolo me llevó a probar una cazuela y descubrí una maravillosa mezcla de sabor a campo y a mar, la esencia de esta tierra donde todos tiene un terrenito o alguno de los últimos Navazos,  con unos cuantos pollos y huevos de campo de los que te hacen llorar. La cazuela refleja la cocina de siempre. Cuando los marineros llegaban con un ranchito de pescado y había que estirarlo con lo que hubiera, que siempre eran ajos, huevos, una copa de manzanilla y unos sopones de pan. Hoy con este frío me he acordado mucho de los hombres de la mar, porque si en el campo hacía frío, en el agua no lo quiero ni pensar.

Cariño:

El que le pongo a todo  lo que hago ( o casi ) , pero si me meto en la cocina a preparar alguna idea, siempre le pongo un cariño especial. Me gusta mucho cuando la comparto a distancia con aquellos a quien recuerdo y la disfruto todavía más. El otro día fue con el Curry verde y algún que otro familiar. Hoy la idea era una vez más de mi Tía Mame, mi maestra, ella la hizo con berberechos, unas alcachofas a la marinera más sencilla aunque igual de espectacular. Hoy tenía que estirar el plato tras una jornada de frío tremendo y de mucho trabajo en el campo ( con más hambre que ojú, que decimos por aquí)  así que acordándome las sabias mujeres del pueblo marinero, he preparado esta receta que nos dejó boquiabiertos.

Arropar una cazuela para hacerle la foto me parece un gesto que me recuerda a ese calorcito de cuando te abrazan, te miman y todo va despacio , sin prisas. Como antes. Y de antes ( de mucho antes)  es este precioso mantelito bordado con cariño y que ahora arropa mi cazuela dándole ese calor. Calorcito que me da cuando lo necesito la dueña de este bonito mantel, otro recuerdo especial que me ha prestado como atezo mi querida cuñada Súper Espe, como le dicen algunos, de esas personas que rebosa cariño y sensibilidad.

Cazuela marinera de Alcachofas y Ajetes

Así pues esta receta va para todos aquellos que cocinan con cariño, reviven recuerdos y recuperan la esencia de lo más tradicional.

Un poco melosona me ha quedado esta introducción, pero el frío me pone así de tierna 😉 Y soy muy de compartir, especialmente si es bonito….

Y volviendo a la receta, de veras que estaba impresionante y eso que siendo una amante de todas las verduras, las alcachofas me dan algo más de pereza, será porque no las cultivo y  a veces me las tengo que recordar.

 

 

Ingredientes:

  • 1 Manojo de ajetes de El Huerto de Tía Lou
  • 1 Paquete de alcachofas baby congeladas. (Pido perdón 😛 pero no tenía tiempo para prepararlas. Si son frescas, mucho mejor)
  • 8-10 langostinos de Sanlúcar , a ser posible.
  • 4 huevos, eso si, de campo.
  • 1 vasito de fumet de marisco.
  • 1/2 copita de manzanilla de Sanlúcar
  • Unas hojitas de perejil
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Sal.

Cómo lo preparamos:

  1. Limpiar los ajetes y trocearlos en rodajas de 1- 2 cm. Los rehogamos a fuego lento con una pizca de sal y con la tapadera unos 3 minutos.
  2. Incorporamos las alcachofas congeladas y subimos el fuego un par de minutos, luego lo bajamos y seguimos rehogando todo junto unos 8- 10 minutos o hasta que veáis que está listo. Lo he hecho con la tapa puesta hasta que vi que estaban cocinados y en los últimos minutos subí el fuego para que se dorara un pelín de nada, removiendo constantemente.
  3. Con el fuego al máximo salteamos los langostinos no más de unos segundos , el tiempo de que coja color.
  4. Es momento de añadir la manzanilla, el fumet y dejar unos minutos que se haga todo junto.
  5. Por último, separamos claras y yemas e incorporamos las claras a la cazuela. Espolvoreamos con perejil picado y dejamos que se cocine unos 2-3 minutos ( o hasta que veáis que están hechas)
  6. Apagamos el fuego, colocamos las yemas con delicadeza y tapamos. Dejamos reposar un minuto ( el tiempo de hacer la foto) y antes de que el comensal se desespere, ¡¡a comerrr!!

Queda pendiente que lo prepare con alcachofas, palabra de huertera 😉

Cazuela marinera de Alcachofas y Ajetes

 

Pin It on Pinterest

Share This