Espectacular, esta Crema deliciosa de cebolla y boniato asado está sencillamente de lujo.

Arrancamos el otoño encendiendo el horno como no podía ser de otra manera. Hoy es el primer día que en Cádiz me he puesto un zapato cerrado. De hecho ayer estuvimos pescando, aunque el fresquito se lleva ya notando unos días.

Tenía bastantes verduras en casa y debo salir de viaje unos días. Cuando me encuentro en estos casos, asar las verduras es de lo más apañado. Luego se pueden congelar y las tienes casi listas para `preparar los días que no tienes tanto tiempo. Esta receta que os traigo hoy es de esas que una vez tienes las verduras asadas, se preparan en un periquete. Aprovechad el horno cuando lo encendáis. No solo por el gasto de luz, que también, os ahorraréis un montón de tiempo y tendréis garantizado que vais a comer muy bien.

¿Nos vamos a la cocina? Allá vamos….

Ingredientes:

Para 2 Personas:

  • 1 cebollitas pequeñas partidas por la mitad y asadas. con piel. {*}
  • 1 boniato mediano asado ya pelado
  • 1 nuez de mantequilla
  • Un vaso de leche
  • 1 cucharada de queso crema
  • Sal
  • Pimienta negra y nuez moscada recién molidas.

Cómo lo preparamos:

  1. Lo primero que debemos hacer es asar los boniatos y las cebollas. Los boniatos podéis envolverlos en papel de aluminio pero ¡ojo! siempre poner un papel sulfuroso debajo para que el aluminio no toque el alimento directamente. Y las cebollas a la mitad con piel y colocadas hacia abajo. Como tiempo orientativo, calculad para un boniato medio -grande unos 50′ a 180 grados.  Lo más fácil es ir pinchando.
  2. Una vez que tenemos el boniato asado ( si podéis hacerlo el día anterior) , debemos pelarlo y trocearlo. A las cebollas le quitamos la piel y las desojamos.
  3. En un cacito derretimos la mantequilla a fuego bajo e incorporamos las cebollas y el boniato. Dejamos que se entremezclen los sabores un par de minutos.
  4. Añadimos la leche y el queso crema, movemos todo bien y dejamos que se cocine poco a poco unos 5-8 minutos. Añadimos sal, nuez moscada y la pimienta.
  5. Batimos bien con una batidora o procesador de alimentos y decoráis al gusto.
  6. Bien calentito o templado está de lo ,más rico. Asegurado.

Os recuerdo que estamos en plena temporada de boniato. Así que hay que aprovecharlo.

{*} Si dejamos la piel ayudaremos a evitar que se quemen, ya que la piel de la cebolla actúa como protección natural y así no se doran. } 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This