Cultivando #amigos

Cultivando amigos y semillas preciadas

Dice una canción de Jorge Drexler que «cada uno da lo que recibe» y sigue diciendo que «luego recibe lo que da«. Esta teoría es fácilmente aplicable al campo y como todos sabemos a la madre naturaleza. Pero también es aplicable a cada pequeño gesto que tengamos en nuestra vida cotidiana.
A  veces me preguntan que por qué escribo en el blog, que por qué dedico tanto tiempo tiempo y esfuerzo a contar pequeños detalles de nuestra vida en el campo y a algunas de nuestras experiencias en la cocina y en el mar. Pues bien, la respuesta es sencilla. Compartir es tremendamente gratificante porque conoces a gente fantástica por el camino. Gente que te enriquece, que te enseña y que te cuenta cómo disfruta de lo mismas cosas que tú.
Eso hace que fluya una energía maravillosa. Algo que se percibe cada vez que, como hoy, una nueva amiga nos sorprende con un sobrecito misterioso lleno de vida, de experiencias y sensaciones vividas y futuras. Eso si que son cosas que nos hacen disfrutar.  
Gracias Rosa y tantos otros amigos que con detalles como éste, tan bonito y tan especial, habéis contribuido a llenar nuestro huerto de sabor, variedad y color.
Y en homenaje a Jorge y a todos los que transforman semillas en alimentos, o vivencias, sensaciones y sentimientos en energía positiva, os dejo el enlace de su canción.«Todo se transforma»

Pin It on Pinterest

Share This