Ayer fue una tarde interesante donde me sorprendí en una reunión de amigas amantes de la gastronomía, de los viajes y del buen producto.  Allí me colé y estuve hablándole de El Huerto de Tía Lou y las distintas variedades de tomates que cultivamos. Me sorprendió ver que , como sucede casi siempre, no habían probado más allá de los convencionales aunque he de decir, que todas tenían el recuerdo de los tomates de siempre.

Colorido Cuscus de Zanahorias BabyPues con muchos cultivos sucede los mismo, las zanahorias de hoy son un claro ejemplo. Por motivos comerciales las zanahorias se asocian al color naranja, cuando son originariamente blancas. Cierto es que también hay variedades moradas que algunos abuelos recuerdan aún y son muchos los agricultores que las están recuperando.

Siguen siendo una de mis asignaturas pendientes, el cultivo de la zanahoria es complicado y lento… muy lento. Algunas variedades llegan a tardar 200 días en producir los frutos. Y qué queréis que os diga, yo no tengo tanta pacencia. 🙂

Este colorido cuscús de zanahorias baby es casi la totalidad de mi cosecha de esta temporada. Un poco desastre, pero a veces me encapricho con las cosas y hasta que no me doy con el resultado por mí misma, no aprendo. Eso si, ya he aprendido bastante de cómo y cuándo cultivarlas, así que darme tiempo que ya veréis…Colorido Cuscus de Zanahorias Baby

La receta no tiene mucha ciencia pero estaba muy rica y sale de lo cotidiano. Sólo viendo el colorido ya disfrutamos, pero la verdad es que el sabor también nos sorprendió. Algunas más dulces, otras más duras pero todas, como siempre triunfaron.

Ingredientes:

  • 1/2 vaso de Cuscús ( para 2 personas )
  • 1/2 – 1 vaso de agua o caldo de verduras ( yo utilicé el de cocer unas judías verdes)
  • Zanahorias Baby
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo la preparamos:

  1. Limpiamos bien las zanahorias y yo ni siquiera las pelé. Lo bueno de cultivar lo que comes es que sabes que sólo tenía agua de lluvia
  2. Cocemos las zanahorias al vapor como os contaba en este post ( Para ver el post pincha aquí) sólo durante un par de minutos  Las escurrimos del agua que pueda quedar y las salteamos con una gota de aceite. Reservamos.
  3. Preparamos el cuscús siguiendo las indicaciones del paquete. Yo suelo cubrirlo con agua o caldo caliente y dejarlo reposar. Luego le añado un pelín de aceite y lo remuevo con un tenedor para que quede sueltecito y no se apelmace.
  4. Mezclamos bien y si queréis aliñarlas podéis, pero nosotros las tomamos tal cual para saborear su sabor y estaban deliciosas.

Nota:

Si no son babys las zanahorias, las podéis tomar normales cortadas en trocitos pequeños o en juliana. Y según como las cortéis, os podréis ahorrar el paso de la cocción.

Yo utilicé un aceite aromatizado con un pimiento puya ahumado que le dio un levísimo picor y un toque muy curioso.

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This