Resulta curioso que tras tantos meses de espera, los plantones crecen a una velocidad que a penas tenemos tiempo de cuidarlos.  A medida que van creciendo, las plantas que sembramos requieren de un tutor y de podaSi os fijáis en la foto, son las propias plantas las que van buscando ayuda en el tutor que hemos puesto, y van adaptando su forma al mismo.

Diario de un tomate_La podaNuestros tomates son de crecimiento indeterminados, es decir, que crecerán hasta llegar e incluso superar los dos metros. Existen otros tomates de crecimiento determinado que no necesitan poda y crecerán aproximadamente hasta un metro dando todos los tomates a la vez.

Al ser indeterminados, debemos ir podando los brotes laterales y dejando una guía principal , la cual debemos ir atándola; a un tutor de caña, hierro o cuerda.

Hay algunos que prefieren dejar dos  principales , es aconsejable hacerlo en variedades tipo cherry u otras variedades vigorosas. Sólo hay que tener cuidado de no cortar el racimo floral o el brote principal, ante la duda dejaremos pasar tiempo y se ira formando ese brote y se despejara las dudas de podar o no podar.

Diario de un tomate_La poda

 La Poda: 

1. Identificar la guía o brote principal. Como comentábamos antes, la identificación del racimo floral es fundamental a la hora de la poda. Si tenéis duda os aconsejamos dejar pasar unos días para que la planta defina bien por donde decide crecer.Diario de un tomate_La poda

 2. Una navaja bien afilada.Cortar de forma limpia es importante para evitar dañar la planta. Para ello una navaja bien afilada es vuestro mejor aliado.

Diario de un tomate_La poda

3. El corte: La dirección del corte es vital en caso de accidente. Debe ser siempre hacia fuera, es decir, evitando que llegue a la guía. De esta forma si se nos escapa la mano, no segaremos la vida de la tomatera. 

Diario de un tomate_La poda

Pin It on Pinterest

Share This