Tarde no, tardísimo vamos este año con la siembra, lo sabemos. Pero hemos estado reorganizando temas  y solucionando otros y no siempre las prioridades las marcas tú. 

Paseando por el huerto, es cuando observas que aunque nosotros vayamos tarde, la naturaleza tiene su propio ritmo. Y por mucho que queramos, es ella la que manda.Por eso la única verdad, es que el ritmo lo marca el campo.

Ya os hemos contado otras veces que recogemos lechugas salvajes como éstas, para trasplantarlas después. Esta vez hemos visto cómo nacían hasta en cemento. ¿Cómo? pues debe ser la fuerza de la vida. Tenemos lechuga y hasta una tomatera que se ha encaprichado en salir de un escalón, caprichosilla que es ella.Para que veáis que los tomates quieren acompañarnos hasta en invierno. 😛

Ya en el huerto, las que vimos esta vez son todavía pequeñitas ya que apenas ha llovido y la tierra se resiente, al igual que estas semillas que han brotado de manera espontánea y que de momento, seguro están alimentado a los conejos que andan por nuestro huerto a sus anchas.

Os dejo unas fotitos de nuestro paseo por si os apetece acompañarnos.

 

#huerto #ecologico #vida #salvaje #naturaleza  #imparable #organic #orchand #wild #nature #nonstop #vida #life (5)

 

Pin It on Pinterest

Share This