Tengo el placer de presentaros a las protagonistas de hoy, las autenticas reinonas del campo. 

Gallinas felices_ huevos de campo

Tras un invierno complicado, en el que las gallinas,tristonas , apenas ponían huevos, llega el calorcito – aunque sigue haciéndose de rogar- los días más largos y la producción empieza a ser cada vez más grande. 

Gallinas felices_ huevos de campo

En mi opinión, ésta es la mejor época para comer huevos de campo. La luz y el calor nos proporcionan cantidad, pero son las hierbecitas verdes que picotean, las que hacen que tengan esa yema de color anaranjado. No se por qué se empeñan en limitar este manjar a 3 unidades semanales, cuando es una fuente de proteínas fantástica y absolutamente deliciosa. 

Gallinas felices_ huevos de campoY los huevos de dos yemas, ¿cómo son de buenos? Parece que están hechos para que podamos mojar sopones, o más patatas, eso va en gustos. Este año hay alguna gallina que pone las yemas de dos en dos y dentro del mismo huevo. 😉 .

Recuerdo de pequeña, creo que desde entonces no los tomaba, que cuando te tocaba uno, te sentías tremendamente afortunada y especial, como si dieran suerte. Pues lo peor, es que de mayor, me sigo sintiendo igual. Y es que hay cosas que nunca cambian. 

Gallinas felices_ huevos de campo

Entre los huevos de esta mañana, había uno que doblaba el tamaño normal. Podéis verlo vosotros mismos en la foto , porque yo, a pesar de ser andaluza, no exagero. 😉

Gallinas felices_ huevos de campoEste me lo reservo para hacerlo frito esta semana. Si tenéis oportunidad de comer huevos de campo, ni lo dudéis. Considero que algo tan simple como un huevo frito, es uno de los manjares tan exquisitos. 

Por eso nosotros seguiremos mimando mucho a las gallinas, pensamos que así serán más felices y los huevos estarán mejor. 😛 

Pin It on Pinterest

Share This