Hoy día de la mujer rural me gustaría brindar un agradecimiento profundo a las mujeres del campo. Aquellas mujeres que llevan décadas trabajando la tierra con sus manos, cocinando para sus familias,siempre atenta a todos, llevando adelante una casa sin lujos, a la que no falta un detalle  a base de mucho esfuerzo y dedicación. Y que  aún así, sacaban tiempo para sentarse entorno a una lumbre o  al fresco bajo una parra para pelar habas, guisantes o garbanzos o preparar un dulce de membrillo, lo que tocara. Siempre atenta a todos, con una sonrisa amable y cómplice mientras te hablan de la vida como si no fuera con ellas y cada una de sus palabras encuentras la serenidad y la sabiduría que buscabas.

Gracias mujeres del campo por vuestro trabajo y por vuestras benditas tardes de charlas.

Y para este pequeño homenaje me asomo al blog y comparto este selfie con sonrisa que es la que me produce cosechar los frutos que con tanto cariño sembramos 🙂

Pin It on Pinterest

Share This