Cuando andurreamos por el campo o simplemente volvemos a casa,por rutinario que sea, siempre hay un momento que nos hace parar y observar la belleza que nos rodea. Como ésta que os mostramos hoy y que como siempre nos hace reflexionar. Por frío que pasemos siempre hay alguien que en un día de niebla espesa como la de hoy pasa más frío que nosotros, como estas pequeñas garzas. ¿Veis? Otra señal para darnos cuenta de la suerte que tenemos y como ésa miles! Sólo hay que bajar el ritmo, detenerse un segundo y observar esos maravillosos instantes de campo que tantas lecciones nos dan.

Pin It on Pinterest

Share This