Hoy os hablaré de la mejor forma de atar tomates

Los tomates en junio viven una etapa constante de crecimiento en la que hay que ayudar a la planta a dirigir todas sus energías a conseguir el mayor vigor y los mejores frutos. Son días de mucho trabajo pero quizás la fase más bonita del cultivo del tomate. Es cuando realmente tienes tiempo para admirar la hermosura de la tomatera, la fragilidad de la flor que termina fortaleciéndose para sacar unos frutos pequeñitos , bellos y absolutamente maravillosos. Somos unos enamorados de los tomates, eso no hace falta que os lo cuente, pero si me gustaría animaros a que viváis esta experiencia, casi religiosa. del milagro de la naturaleza convertido en tomatera.   Los tomates lentos o “tomate slow” tarda alrededor de unos seis meses en dar sus primeros frutos. Hay momentos del cultivo que parece que el tiempo no avanza, y sin embargo ahora con la llegada del calor y cuando la planta ya tiene un porte capaz de buscar con sus raíces todo el abonado orgánico que hemos preparado para ella, comienza una carrera vertiginosa. Es el ciclo de la vida, el tomate quiere crecer y engordar con tanta ansia que brota vida por todas partes. Los hijos, nietos o chupones del tomate hay que ir podándolos . Eso ejercicio te ayuda a revisar la planta y comprobar si existe algún indicio de que tenga alguna enfermedad o de que  temida tuta absoluta se haya instalada ya. ( Aquí os dejo algunos consejos ecológicos para combatirla, ya que si estáis cultivando tomates seguro que os puede interesar. )

Toda la ayuda que tengamos es poca en el cultivo del tomate, como en el resto de los cultivos. Pero hoy os quiero hablar del atado. El atado de la planta del tomate es necesario para guiar a la planta al tiempo que la ayudamos a soportar el peso. Hay como sabéis infinidad de variedades de tomates, y muchas de ellas no alcanzan la fuerza suficiente para soportar el peso de sus frutos. En muchas ocasiones el tronco se termina rompiendo o doblando pudiendo llegar a tronchar definitivamente vuestra planta de tomates.

Siempre se ha hecho con rafia o cáñamo, pero sin duda era una labor lenta, muy lenta. Afortunadamente siempre hay alguien que piensa en nosotros los agricultores y en cómo ayudarnos en nuestras tareas. Leyendo e investigando hace ya unos años, dimos con una pequeña empresa de Alicante que estaba fabricando atadoras para los tomates. La empresa se llama Rubangel. Fue curioso, porque nos atendieron tan bien que fue la primera herramienta que nos compramos para empezar con El Huerto de Tía Lou . Luego vimos como nos solucionó el tema del atado del tomate infinitamente mejor de lo que hubiéramos pensado jamás. Por eso hoy que estrenamos una segunda máquina de Rubangel os digo que sin duda es la mejor forma de atar tomates  y os la quiero recomendar.

La mejor forma de atar tomates _El Huerto de Tia lou y Rubangel_ (6)

Se trata de un aparato muy sencillo y lo mejor es que no pesa casi nada. La atadora lleva incorporado una cinta recargable, una cuchilla para cortarla  y unas grapas. Gracias a su diseño , como podéis ver en la foto, podéis atar la planta sin dañala ya que tiene un corte limpio de la cinta y además no desperdicia nada.

Acabamos de estrenar este modelo naranja. Ya lleva algunas mejoras para facilitar uso y su durabilidad. Os diré que nuestra primera atadora, aunque sucia , muy sucia del verde tomate, funciona perfectamente, pero nos hemos hecho con otra , así cada uno tiene una y podemos acabar más rápido aún.

Estas son las fotos que hicimos ayer para mostraros cómo funciona la máquina, aunque la verdad es que si os interesa en Rubangel tenéis un canal de videos y tutoriales muy interesantes y que os lo muestra de forma muy gráfica.

Otra cosa muy buena que tiene este sistema de atado, es que la cinta que se utiliza es flexible, con lo que al crecer el tallo de la planta , la cinta va cediendo para no afixial¡rla. Sin embargo sujeta muchísimo peso . Antes utilizábamos la cinta verde que hemos súper testado y funciona genial. El único inconveniente que tenía es que la cinta no era biodegradable y al acabar la cosecha había que cortarlas para reciclar.Pero como todo mejora, este año acabamos de empezar a utilizar estas cintas blancas que si son orgánicas aunque se ven un poquito más.

Como veréis son solo ventajas y lo más importante es que conseguimos reducir de una manera impresionante el tiempo que dedicamos a atar tomates.  Si sumo todas las horas que la atadora nos ha ahorrado , os garantizo que es la mejor inversión que podéis hacer.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This