Antes de nada, Feliz Año a todos!

He de decir que hace un tiempo me metí en un grupo de facebook de amigos del pan casero. Llevo mirándolo unas semanas de reojo, con mucha admiración y cierto miedo. Como sabéis, adoro la cocina, la casera, la de siempre y los que me conocen saben que jamás respeto una receta. Y no lo hago queriendo, es algo que sencillamente sucede. Quizás por eso la repostería no se me da nada bien, bueno eso y que siempre he sido más de salados.

Pero el pan… ¡ay! el pan…. sin duda una de mis asignaturas pendientes. Al entrar en este grupo me asusté un poco del nivel, ¡menudas obras de arte! eso si, con porcentajes, masas madres, hidratación y cosas así . ¡Qué estrés! ;-).

Se que os parecerá algo ridículo pero me compré el libro de El pan casero de Ibán Yarza del que había oído hablar mucho y me lancé. Ver a alguien como Ibán Yarza explicando con tanta pasión cómo amasar tus creaciones,como crear esa vida que evolucionará según los tiempos y las formas, me recordaba en cierto modo a los cultivos del campo. Disfrutando con la evolución hasta que finalmente has creado algo. o al menos has ayudado a que esa vida se cree. 

Pues eso hice, me he estrené con su pan persa, que por supuesto lo hice mío, pero lo importante no es cómo quedó (he dicho que era el primero :P) . Lo bueno es que por fin perdí el miedo tonto que había cogido a hacer pan casero y lo más importante, disfruté mucho haciéndolo. Ni la foto ni el pan fueron muy buenos, pero si quería compartir este momento con vosotros y animaros a que os lancéis al mundo del pan casero.

Os dejo el vídeo del programa de Robin Food donde nos cuenta la receta por si os animáis.

http://www.youtube.com/watch?v=_7l9boJD5oE

Aunque si me lo permitís creo que debéis aprovechar y decirle a Melchor que con este regalito no fallará. 😉

Pin It on Pinterest

Share This