Navidad con Perlas negras

Bueno, en realidad no son perlas negras, pero lo parecen . No lo creeréis,  pero no soy muy de dulce navideño. SI hay que comerse un polvorón me lo tomo y lo disfruto, pero no me enloquecen, la verdad. Por ese motivo intento no descubrir pecaditos navideños nuevos, así me reservo para lo salado.  Eso si, me parecen preciosos y muy fotogénicos. En estas fechas es raro el día que no te sorprenden con algo nuevo para probar. Esta tarde nos dieron algunos pastelitos de Marruecos traídos de Tánger. No os podéis imaginar lo rico que estaban. Cómo se nota cuando algo está hecho con productos de buena calidad. Y las manos que tienen para decorarlos son un puro cielo.

Pero no son estas perlas de las que os quiero hablar, sino de este sencillo postre que a veces preparo para Navidad. De esta forma cuando todos toman polvorones, hojaldrinas y turrones , unos pocos nos tomamos una copa glamurosa de perlas negras. Eso si, sólo los mayores.

No olvidar, la base siempre un buen producto 😉

Es tan fácil como desgranar una granada y dejarla macerar en Pedro Ximénez durante un par de horas. ¿Listo? pues si, ya está. Creo que no llega a ser ni un postre 😉 . Pero de sobremesa voy picoteando de la fruta macerada y bebiendo ese Pedro Ximénez que me encanta. Eso si, con precaución, que los dulces se suben mucho y luego te duele el cabezón.

 

Creo que tendré tiempo para hablar más con vosotros, pero si me lío y no llego, os deseo una muy Feliz Navidad y que el 2017 venga bueno.

Que disfrutéis mucho de los vuestros e intentar ser lo más felices que podáis, y por encima de todo, quereros.

¡Hasta pronto amigos y Salud!

Pin It on Pinterest

Share This