Acabamos de llegar de uno de esos días de pesca, donde sin darte cuenta y a pesar del agotamiento, sientes que estás cargadita de energía. Por ese motivo estoy aquí, para repartir esa energía con todos los que la necesitáis, espero que os llegue porque la mando con mucha fuerza. 🙂

¿Habéis visto la luna? ¿está bonita verdad? Pues esos días de luna llena es cuando las mareas son más grandes.No eran ni las 11 cuando salimos esta mañana a pescar, en plena bajamar. Podíamos ver rocas que habitualmente no quedan descubiertas y que te recuerdan que no debemos salirnos del canal de navegación. Eso hicimos, llegamos hasta el barco del arroz y giramos hacia Matalascañas, en Huelva. Estaba el mar como un plato, se podía sentir que algo sucedería. Cuando en el mar hay tanta calma, algo debe estar pasando. lo normal es que salte algún viento y que rompa en segundos esa paz.
Comenzamos a ver unos coletazos que nos indicaban que las caballas no andaban lejos. A por ellas fuimos. Lo que no podíamos esperar es que tuviéramos visita. Y así fue.

Pesca de caballas con delfines en Doñana _ Guadalquivir  (7)

Eso que veis en la foto es un delfín que irrumpía en esa calma absoluta. Fueron siguiéndole sus amigos, hasta 30 ejemplares pudimos contar. Un espectáculo maravilloso. Os confesaré que imponía bastante. Si mi hermana hubiera estado allí hasta se habría bañado con ellos, pero lo cierto es que no todos tenemos el mismo arranque 😛 . Las fotos que os dejo no son muy buenas, pero espero que os ayude a disfrutar con nosotros de parte de lo vivido hoy frente a Doñana, sin duda uno de los paraísos que esconde el Guadalquivir.

Tras el espectáculo, seguimos nuestra ruta. Pescamos caballas, palometas, chicharros ( o jurela como la conocemos en Cádiz) y hasta algún choquito cayó.

Un día muy completo como os digo. Y que rematamos de vuelta con otra visita inesperada. Nuestros amigos de la mañana volvían a merendar. Podréis ver que el día cambió, empezaba el oleaje fuerte y la actividad de los delfines era cada vez más activa. No se si sabéis que los delfines acorralan al pescado haciendo bolos para saltar sobre ellos y así comerlos con una mayor facilidad. Cazan en manada, de forma organizada y haciendo una batida que no se si conseguiréis ver en estas fotos, 

Sin duda estas criaturas, tienen un duende especial. 

 

Pin It on Pinterest

Share This