Ajetes

Eso es precisamente lo que les pregunté a mis sobrinos. Todos a una dijeron ¡¡siiiiii!!! Y así empezó mi primer taller de siembra de ajos. Eso de poder enseñarle a los niños algunas de las cosas que voy aprendiendo en el campo, me resulta muy reconfortante. Especialmente cuando pasadas varias semanas uno de los más pequeños le dice a su madre. Mamá, !qué bien , ha llovido! y la madre , intentando adivinar qué le habrían enseñado en el cole, le pregunta ¿ porqué dices eso? y él responde casi con sorpresa,»porque así crecerán los ajos». ¿No es para comérselo?
A todos nos ha pasado que cuando vamos a coger un ajo en nuestra cocina, vemos que algún diente ha germinado. Ese rabillo largo que le sale buscando la luz, a eso me refiero con lo de germinado 😉 . Cada vez que tengáis unos cuantos, los podéis plantar y casi a la semana, podréis ver cómo empieza a crecer .
Así es cómo deberéis hacerlo:

Plantando ajos_Proceso

Pasado no demasiado tiempo, se convertirá en un ajete. Para los revueltitos de la cena, los ajetes son estupendos. 
Ajetes
Y si dejáis que pase unas semanas más, obtendréis una nueva cabeza de ajo, como estás que cogimos el año pasado.

Ajos

Pero aún hay más. Si, así es, este ciclo es interminable. Si os llegáis a olvidar de él, aunque deberéis echarle agüita cuando lo necesite, la planta subirá a flor y obtendréis una flor parecida a la os muestro ( que ahora no tengo ninguna foto) . Esta es la del puerro , flor que podéis dejar secar y obtendréis un elemento decorativo para tener un cachito de campo en casa. Un detalle rústico y sencillo para cualquier rinconcito de la casa.

La flor del puerro
El ajo es un cultivo de invierno, le gusta el frío y a pesar de los días cortos crece con gran facilidad, algo que anima a los más impacientes, como yo.

Pues así de sencillo es. Como siempre os digo, eso de poder sembrar alimentos y que brote una planta nueva, es sencillamente maravilloso y sorprendente. Aunque lo óptimo es cultivarlo en tierra «madre» como lo llaman los más técnicos, podéis cultivarlos en una maceta en casa y puede ser un buen comienzo para vuestro pequeño «macetohuerto urbano».

Si nos da tiempo, esta semana publicaremos algo más sobre el cultivo del ajo.

Pin It on Pinterest

Share This