Rape con patatas, puerro y azafrán, una receta marinera al más puro estilo tradicional

Lo normal es que cuando me pongo a cocinar no tenga claro el resultado final hasta que lo termino. Eso es lo más habitual, pero hoy ha sido distinto. He ido a la plaza a por unos filetes de marrajo que se nos habían antojado, pero me encontré con  un rape mirándome con carita de ” llévame a casa” como Rodolfo el Langostino ¿os acordáis? pues igual. Rafael, el pescadero muy amable y apañao me lo preparó . “¿Qué le hacemos? ” me preguntó. Y yo con carita de haba le dije que me sacara los lomos y me guardara la espina. No tenía claro cómo lo iba a preparar.

Cuando me limpian el pescado en la plaza, me quedo hipnotizada mirando al bicho y al profesional, porque manejan los cuchillos como nadie. Al verlo siempre parece que es sencillísimo, pero  luego llegas a casa y lo haces tú nos case “casi” igual 😀

¿No os pasa que cuando os veis con algún buen producto inesperado entre las manos os ponéis tan contentos que no podéis ni pensar? Pues a mi me pasa, siempre me pasa… y como tenga hambre no os quiero ni contar 🙂 Nada como servirte una copita de amontillado ( que para algo estamos en Sanlúcar) para ir pensando cómo atacar. Sencillo y delicado,  con mucho protagonismo del rape y eso hice. Visualicé un plato suave pero intenso y elegante, Una receta sanluqueña, una receta marinera al más puro estilo tradicional.

Es fantástica  y muy sencilla de preparar. Llevábamos unos días con comidas muy especiadas y picantes y este plato nos hizo recuperar el delicioso sabor a mar. Muy interesante, hacerme caso, no la dejéis de probar.

Rape con patatas, puerros y azafrán. Receta marinera Sanluqueña

Ingredientes:

  • Los huesos del rape y un lomo limpio ya  ( el otro ya os contaré cómo lo hice )
  • 3 Puerros ecologicos
  • 3 patatas de Sanlúcar o alguna buena variedad para guisar.
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2copita de Amontillado
  • Unos hilos de Azafrán
  • Un pimiento confitado sin piel ni pepitas ( yo utilicé un ají de canca que tenía, de picor moderado que sin las pepitas y con la papa da más color que picor. Podéis utilizar 1/4 de pimiento seco rehidratado o añadir al sofrito un trozo de rojo de asar.
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Cómo lo preparamos:

  1. Enjuagamos el rape y los huesos ya troceados con agua fría y dejamos escurrir bien.
  2. Limpiamos los puerros y picamos en aritos no muy grandes junto con 2 dientes de ajo. Así lo tenemos listo antes de empezar.
  3. Con las patatas igual, las pelamos y tronchamos en trozos no muy grandotes y las dejamos que esperen su turno.
  4. Sacamos la carne del pimiento seco o como en mi caso chile confitado. Retiramos la piel y las semillas y reservamos también.
  5. Secamos el lomo y lo troceamos en medallones de 1-2 cm de grosor. Los huesos deben estar ya cortados.
  6. En una cacerola ponemos un chorreón de aceite, mientras se calienta salpimentamos el rape. Cuando ha cogido calor, doramos un par de minutos el rape. Los medallones los sacamos casi enseguida – un minutillo, no más –  y los huesos los dejamos que se hagan un poco más. Sacamos y reservamos.
  7. En ese mismo aceite sofreímos a fuego medio los dientes de ajo y los puerros hasta que se comience a coger color sin llegar a dorar.
  8. En ese momento, añadimos la carne del pimiento y unos hilitos de azafrán.  Rehogamos un pelín más todo junto y cuando empiece a dorarse algo más, añadimos las patatas, los huesos de rape y removemos bien para evitar que se pegue. Un par de vueltas de cuchara y el chorreón final. ¿Preparados para oler a gloria? Pues copita de amontillado para desglasar y recuperar así toda la esencia a campo y  a mar.
  9. Sólo nos queda añadir el agua hasta cubrir y dejarlo a rimo chop chop hasta que la patata se haga con los trozos de hueso de rape, Deberéis añadir algo de sal y poco más.
  10. Una vez que la patata está tierna, probamos y rectificamos de sal.
  11. En este punto lo que hice fue parar la cocción. Saqué los huesos y recuperé la carne de rape que podía quedar.
  12. A la hora de comer, calentamos las patatas nada más y dos mitutos  antes de servir añadimos los medallones de rape y lo poco que hayamos podido recuperar de los huesos. De esta forma el pescado no se pasa y se queda en su punto.
  13. Lo de limpiar los huesos es pura comodidad, rape “al Señorito” debería de haber llamado a esta receta , pero lo de Receta marinera de Rape con patatas, puerros y azafrán, me gustaba más 😉

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This