Creo que ya es hora de que preparemos algun pescaito, ¿no os parece?. Al horno es lo más fácil y lo que mantiene el sabor más auténtico, al menos en mi opinión.
Mi tía Naty , otra de mis maestras y personaje donde los haya, siempre dice “el ajito para el pollo”. Y os diré que, aunque a mi me gusta probar sabores diferentes, es verdad que los trocitos de mar, hay que saborearlos tal cual son. Digo trocitos de mar porque hoy tengo la suerte de tratar con un robalito salvaje ( o lubina). Lo pescamos este verano en el Guadalquivir. ¡Menuda suerte que tengo!  Si os soy sincera, me ha dado hasta penita. Mirad la carita tristona que tiene, como si supiera cómo va a terminar.
Ingredientes:

Robalo ( Entero, limpio y sin escamas) , 1/4 de cebolleta  (o cebolla) , 1/4 de tomate ( maduro) ,  1 copa de manzanilla de Sanlúcar , una gota de oliva virgen extra y sal.

Cómo lo preparamos:

1. Precalentamos el horno a 190 grados.

2. En una bandeja colocamos el robalo y le añadimos la sal. La ponemos en el interior y una pizca en el lomo. ( Ver foto).

3. Le añadimos la cebolleta cortada en juliana, tres rodajas de tomate finitas. una gota de aceite y la copa de manzanilla. 

4. Metemos la bandeja en el horno y en unos 20 minutos estará listo. 

Nota: El tiempo es variable, pero como referencia tomad que un robalo de ración ( unos 500 grs) estará en unos 15- 20 minutos. Pero hay dos pruebas que no fallan. Que el ojo esté blanco e hinchado,(ver foto) o cuando la carne se separa de la espina
Hoy lo he preparado con unas Verduritas multicolor (De la huerta, claro!) , que le aporta un contraste interesante de huerta y mar. Os dejo aquí esta otra receta.

El Proceso:

Pin It on Pinterest

Share This