Estas verduritas las hago como base de muchos platos. Están estupendas con pasta, arroz,couscous e incluso en empanadas. El puerro, el pimiento, la cebolla, el calabacín y la zanahoria son mis básicos y la verdad, es que nunca fallan.
Aquí las cantidades son muy relativas, básicamente lo que tengas en casa y especialmente aquellas verduras que ya empiezan a pasarse en el cajón de la nevera.Os puedo asegurar que , como muchos otros platos, después de años haciéndolo, nunca me sale igual. No temáis por la cantidad, porque mengua mucho y siempre sabe a poco. 
Ingredientes:

1 Cebolla grande o dos medianas , 1 puerro grande , 1 pimiento rojo de asar medianito , 1 buen calabacín, 1 una buena zanahoria. aceite de oliva virgen extra y sal.

Cómo lo preparamos:

1. Cortamos la cebolla , el puerro y el pimiento en juliana. Lo empezamos a rehogar a fuego medio con un chorreón de aceite y una pizca de sal.

2. Mientras vamos cortando el calabacín , muy bien lavado y con la piel ( que es donde se encuentran más vitaminas). Yo utilizo un pelador para que quede finito.

3. Hacemos lo mismo con la zanahoria y lo añadimos todo al resto de verduras que ya se habrán perdido algo de orgullo, pero no todo. 

4. A fuego medio lo tapamos unos 5 minutos , moviéndolo de vez en cuando. Una vez que está la verdura pochada , lo destapamos y aumentamos fuego. Ahora sí moveremos muy a menudo para que no se nos queme.

Nota: Sabréis cuando está hecho por el color, dependerá de lo al dente que os guste la verdura, pero a mi ésta en concreto me gusta que alcance un puntito de caramelizado. Esta receta  es perfecta para que la preparáis en el wok. 

El Proceso:

Pin It on Pinterest

Share This